Rap del perdon

Anuncios

La Paz de Dios

Como hombres no existimos, es falso. La Humanidad es falsa: es la idea de que no haya Dios y de que “algo”, ego, se le pueda enfrentar. Lo falso es irreal, no existe aunque parezca hacerlo. Es al contemplar esa devastacion que el milagro te recuerda dulcemente que todo lo que ves es falso, porque contraria la Palabra de Dios: no es eterno. La forma es falsa, irreal. Es un Don de Dios que lo temporal solo exista en sueños. De esa manera, su Ser, Inalterable, Inmanente, Eterno y Feliz, jugara por siempre el juego que El mismo crea para Si mismo. Si es eterno es real, sino es irreal.

Hay una ley que dice:

Lo real no puede ser amenazado.
Lo irreal no existe.
Esta es la Paz de Dios.

Que la Paz y los Milagros nos arrullen.

El instante santo de David R. Hawkins

Fuente: http://descubriendolaluz.wix.com/david-r-hawkins

En los libros de David R. Hawkins, al final, podeis leer esta nota del autor:

Nota Autobiográfica

Si bien las verdades expuestas en este libro estaban científicamente fundamentadas y objetivamente organizadas, al igual que todas las verdades, con anterioridad a todo ello, se experimentaron personalmente. Toda una vida de intensos estados de conciencia, que comenzaron a edad temprana, inspiro y dio dirección al proceso de realización subjetiva que, finalmente, tomo la forma de este libro. Sigue leyendo

El secreto de la salvación

El secreto de la salvación no es sino éste: que eres tú el que se está haciendo todo esto a sí mismo. No importa cuál sea la forma del ataque, eso sigue siendo verdad. No importa quién desempeñe el papel de enemigo y quién el de agresor, eso sigue siendo verdad. No importa cuál parezca ser la causa de cualquier dolor o sufrimiento que sientas, eso sigue siendo verdad. Pues no reaccionarías en absoluto ante las figuras de un sueño si supieses que eres tú el que lo está soñando. No importa cuán odiosas y cuán depravadas sean, no podrían tener efectos sobre ti a no ser que no te dieses cuenta de que se trata tan sólo de tu propio sueño. (Un curso de milagros, texto, 27, VIII, 10)

La grandeza de la expiacion

El plan de Dios para la salvacion es realmente facil, tal y como dice “Un curso de milagros”. Lo unico que nos aparta de la felicidad permanente es la loca decision de identificarnos con algo que no somos. La Expiacion corrige esto y nos devuelve la conciencia de que somos otra cosa, y eso es todo. Sigue leyendo