La Eterna Inocencia

Esto es una compilacion de citas de Un Curso de Milagros; es asombroso lo que se aprende haciendo esto. Gracias por Ser.

Me verás a medida que aprendas que el Hijo de Dios es inocente. Él siempre anduvo en busca de su inocencia, y la ha encontrado. Pues cada cual está tratando de escapar de la prisión que ha construido, y no se le niega la manera de encontrar la liberación. Puesto que reside en él, la ha encontrado. Cuándo ha de encontrarla es sólo cuestión de tiempo, y el tiempo no es sino una ilusión. Pues el Hijo de Dios es inocente ahora, y el fulgor de su pureza resplandece incólume para siempre en la Mente de Dios. El Hijo de Dios será siempre tal como fue creado. Niega tu mundo y no juzgues al Hijo de Dios, pues su eterna inocencia se encuentra en la Mente de su Padre y lo protege para siempre. (T.13.I.5)

Dentro de mí se encuentra la Eterna Inocencia, pues es la Voluntad de Dios que esté allí para siempre. Y yo, Su Hijo, cuya voluntad es tan ilimitada como la Suya, no puedo disponer que ello sea diferente. Pues negar la Voluntad de mi Padre es negar la mía propia. Mirar dentro de mí no es sino encontrar mi voluntad tal como Dios la creó, y como es. Tengo miedo de mirar dentro de mí porque creo que forjé otra voluntad que aunque no es verdad hice que fuese real. Mas no tiene efectos. Dentro de mí se encuentra la santidad de Dios. Dentro de mí se encuentra el recuerdo de Él. (L.PII.309.1)

Todo el mundo tiene un papel especial en la Expiación, pero el mensaje que se le da a cada uno de ellos es siempre el mismo: El Hijo de Dios es inocente. Cada uno enseña este mensaje de modo diferente, y lo aprende de modo diferente. Pero hasta que no lo enseñe y lo aprenda, tendrá la vaga conciencia de que no está llevando a cabo su verdadera función, y no podrá por menos que sufrir por ello. La carga de la culpabilidad es pesada, pero Dios no quiere que sigas atado a ella. Su plan para tu despertar es tan perfecto como el tuyo es falible. Tú no sabes lo que haces, pero Aquel que sabe está contigo. Tuya es Su dulzura, y todo el amor que compartes con Dios Él lo ha salvaguardado para ti. Él sólo quiere enseñarte a ser feliz. (T.14.V.2)

Este es el juicio Final de Dios: “Tú sigues siendo Mi santo Hijo, por siempre inocente, por siempre amoroso y por siempre amado, tan ilimitado como tu Creador, absolutamente inmutable y por siempre inmaculado. Despierta, pues, y regresa a Mí. Yo Soy tu Padre y tú eres Mi Hijo”. (L.PII.Preg10.5.1-4)

Cada maestro de Dios tiene su propio curso. La estructura de éste varía enormemente, así como los medios particulares de enseñanza empleados. El contenido del curso, no obstante, nunca varía. Su tema central es siempre: “El Hijo de Dios es inocente, y en su inocencia radica su salvación“. Esto se puede enseñar con acciones o con pensamientos; con palabras o sin ellas; en cualquier lenguaje o sin lenguaje; en todo lugar o momento, o en cualquier forma. No importa lo que el maestro haya sido antes de oír la Llamada, al responder se ha convertido en un salvador. Ha visto a alguien más como a sí mismo. Ha encontrado, por lo tanto, su propia salvación y la salvación del mundo. Con su renacer renace el mundo. (M.1.3)

Maestro de Dios, tu única tarea puede definirse de la siguiente manera: no hagas ningún trato en el que la muerte sea parte integrante de él. No creas en la crueldad, ni permitas que el ataque oculte la verdad de ti. Lo que parece morir, tan sólo se ha percibido incorrectamente y se ha llevado al campo de las ilusiones. De ahí que tu tarea sea ahora permitir que las ilusiones sean llevadas ante la verdad. Mantente firme sólo en esto: no te dejes engañar por la “realidad” de ninguna forma cambiante. La verdad no cambia ni fluctúa, ni sucumbe ante la muerte o ante la destrucción. ¿Y cuál es el final de la muerte? Nada más que esto: el reconocimiento de que el Hijo de Dios es inocente ahora y siempre. Nada más que eso. Pero no olvides que tampoco es menos. (M.27.7)

Anuncios

8 respuestas a “La Eterna Inocencia

  1. Cristina 2015-05-30 / 15:34

    Hola Itx!Nunca te conte que impacto ha tenido en mi la cita del Curso sobre “el juicio Final de Dios”La encontre por primera vez en tu blog hace casi un año.No recuerdo haber leido algo parecido en mi vida que me emocionara tanto.He llorado mucho al sentir de repente una asombrosa compasion por mi misma.Tras un tiempo,me levante de la silla completamente renovada,con una sensacion de alivio que jamas haya experimentado.Pero no ocurrio solo esto.Senti un intenso deseo de liberacion,de realizacion,de aprender y esforzarme en este sentido.Lo cierto es que,desde entonces, el proceso de mi despertar se acelero mucho,y sigue acelerandose cada vez que recuerde “el juicio Final”.Aunque el Curso reitera el tema de la inocencia en cada capitulo,leccion etc,hay algo fascinante y asombroso en esta frase:consuela y,al mismo tiempo,despierta o activa el anhelo espiritual inerente a muchos de nosotros.Por lo menos,esto ocurrio con migo.
    El trabajo interior requiere repeticion y,a veces,puede llegar a cansar,pero el recordatorio este jamas puede cansar,al contrario,solo trae consuelo y elevacion.
    Un abrazo

    • Itx 2015-05-30 / 18:25

      Gracias Cristina por participar del milagro de Ser 🙂

      • Cristina 2015-05-30 / 20:44

        Gracias a ti!Puede que no lo sepas,pero tu me has ayudado mucho.A mi vez,desde hace bastante tiempo,no paro de preguntarme como puedo ayudar,que hacer,si es que tengo que hacer algo concretamente.A ver si me consigues un iman que contenga la cita acerca del Juicio final…si no,me hare un tatuaje sobre la mano con la misma para llevar el mensaje a todo el mundo. !Es broma!
        ¿Tu que tal?Has desaparecido de repente y ya no te dejas ver.Espero de todo corazon que estes bien,querido Itx.Te echo de menos un monton
        Un abrazo

      • Itx 2015-06-01 / 10:05

        Si deseas ayudar, la unica respuesta es: lee el libro completamente. Ahi encontraras la respuesta a todas tus preguntas. Se que soy un poco exigente, pero prefiero que lo estudies a que me “veas” 🙂

  2. Cristina 2015-06-02 / 19:32

    Hola Itx!Me encanta que eres ” un poco exigente.”Te cuento un poco…He leido gran parte del Curso,cierto que no completamente.Las cosas son como son.Empece el Curso
    alternando las lecciones con el texto..y,aunque haya leido antes bastantes libros con contenido espiritual,me costo al principio comprender unos temas del texto.De modo que he interrumpido la lectura del Curso y,un tiempo,me centre solo en ciertas explicaciones que encontre en Internet y otros libros.Los maestros que pasaron por Apia tambien me facilitaron la comprension de unos conceptos.Hubo momentos cuando sentia que tengo que abandonar todo contenido teorico y “retirarme”,sumergirme en meditacion.Pero siempre he vuelto al Curso y a la aplicacion de las ideas,aunque al principio no pude aceptar que mi comprension no era necesaria.Entendi mas tarde,segun avanzaba,que la lectura en si era una practica meditativa increible,porque
    transformaba poco a poco ,casi sin darme cuenta,mi estado de consciencia.De modo que un dia la eleccion de perdonar,por ejemplo,se ha vuelto un hecho,una experiencia.
    Al principio,no pude mantener este estado inerente al Perdon por mucho tiempo,me distraia a menudo…pero,una vez que tomaba conciencia de mi estado habitual,de
    juicios,de mi mirada sin comprension,sin benevolencia,de mi atencion centrada en los errores del otro,podia y puedo volver a la consciencia del Perdon con solo querer.
    El Perdon,la Expiacion,la gracia son grandes regalos que uno puede recibir de Dios
    pero no son las ultimas experiencias que propone el Curso…
    Al final,yo estoy de acuerdo con tigo en elque hay que estudiar el Curso completamente
    hasta alcanzar un estado en el cual la ayuda se vuelve inevitable.
    Perdoname por haberme extendido tanto…
    Un abrazo y bendiciones

    • Itx 2015-06-03 / 12:34

      Dices: “en el cual la ayuda se vuelve inevitable”.

      Yo diria que hay un pequeño error; creo que quisiste decir “en el cual la ayuda se vuelve innecesaria”. Corrigeme tu si crees que es mi error. 🙂

    • Itx 2015-06-03 / 19:52

      Dices: “Perdoname por haberme extendido tanto”.

      Esto no va a ser posible. Este blog es tambien un aula, y por tanto puedes escribir tanto como gustes. De hecho, internet es mi aula favorita. El aprendizaje es diferente que en persona. Aqui todo va escrito, sin prisas, y con el tiempo necesario para escribir. Gracias por participar.

  3. Cristina 2015-06-03 / 18:53

    Al decir “hasta alcanzar un estado en el cual la ayuda se vuelve inevitable” pensaba en la ayuda que concede un realizado “en vida”, es decir uno que todavia permanece aqui, o no. El mismo no necesita ayuda. Y por “inevitable” no me referia necesariamente a una ayuda concreta. El que alcanza el estado de santidad u otro grado de realizacion ayuda a otros seres que estan preparados a liberarse mediante su propio estado de plenitud.
    Cierta forma de ayuda concreta no esta excluida, aunque no sea necesaria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s